RacismoMX

Diez ideas básicas de la lucha antirracista:

  1. Racismo sin razas. A pesar de que ya está demostrado que biológicamente las razas no existen, el fenómeno del racismo sigue existiendo(1). El racismo es una ideología que sirve para justificar las desigualdades sociales y económicas, ya que coloca atributos morales, educativos y espirituales a las personas, jerarquizándolas con base en su tono de piel, fenotipo u origen nacional y étnico. El racismo mexicano actual surge en la Conquista de los pueblos originarios, consolidándose en la Colonia, y estableciéndose en el México contemporáneo.
  2. El racismo es un sistema. Además de ser una ideología, el racismo en México se ha establecido como un sistema que organiza las relaciones de poder entre las personas, en donde aquellas con tono de piel más claro y fenotipo europeo se ubican en la parte más alta de la escala social y aquellas con tono de piel más oscuro y fenotipo indígena en la parte más baja. La muestra de que este sistema funciona está en todos lados: en la publicidad, en los empleos, en el lenguaje, etc.
  3. La piel blanca es un privilegio. En México, así como ser hombre y heterosexual implica tener menos probabilidad de ser violentado o excluido, de la misma manera el tener tono de piel más clara o fenotipo europeo significa ser menos discriminado/a. Adicionalmente, estas características innatas dan acceso a servicios, empleos o grupos sociales, por ello son considerados como “privilegios”. Es importante entender que ni el tono de piel ni las demás características se eligen, por lo que en un sistema verdaderamente meritocrático éstas no deberían significar ni ventaja ni desventaja, sin embargo, hoy en día esto no es así.
  4. El racismo inverso no existe. El racismo es un sistema que ha colocado constantemente a las personas con piel blanca y fenotipo europeo hasta arriba de la estructura social y económica, y a las de piel oscura hasta abajo, por lo que no se puede hablar de racismo inverso. Las agresiones hacia las personas con piel blanca no son racismo porque no son ataques sistemáticos que los hayan puesto en desventaja históricamente (como sí pasa con la gente de piel oscura). Es importante entender que los ataques a personas de piel blanca son actos igualmente reprobables, pero cuyo origen no es el racismo.
  5. El mestizaje es un mito. El mestizaje no fue un proceso biológico, por el contrario, fue un concepto desarrollado por el gobierno mexicano en el siglo XIX y principios del XX para difundir la ilusión de la igualdad entre los ciudadanos. Sin embargo, este concepto no busca el equilibrio entre las dos poblaciones fusionadas (española e indígena), por el contrario, siembra la ilusión de un “blanqueamiento”, mediante la aspiración a adoptar formas de vestir, hablar y comportarse europeas, rechazando las indígenas y tradicionales. Además, el mestizaje español-indígena excluye a otras poblaciones importantes que han vivido en México desde la conquista, como lo son los afrodescendientes, los asiáticos, los judíos, los árabes, etc. Incluso, desde el punto de vista histórico, el mayor mestizaje que hubo en México fue el de la población afro con los indígenas, y no el que se dio por la mezcla de españoles e indígenas(2).
  6. El racismo tiene consecuencias económicas. Además de los daños emocionales que causa la discriminación, dado el sistema racista que existe en México, el tono de piel también es predictor de los ingresos de una persona. La población indígena ha sido colocada en desventaja social desde la Conquista, es por ello que la falta de oportunidades se ha arrastrado hasta el presente. Esta exclusión sistemática ha provocado que las personas con menos ingresos sean personas con pieles más oscuras(3). Además, en contextos urbanos, los empleos mejor pagados están reservados para personas de piel blanca y fenotipos europeos, y muchas veces, no está relacionado con el nivel educativo, capacidad o aptitudes(4). 
  7. El racismo se esconde detrás del clasismo. Muchas personas afirman que el racismo no existe, y que más bien se trata de “clasismo”, pero esto no es cierto. Además de que es igualmente despreciable que el racismo, el clasismo en México tiene un componente racial, de tono de piel y fenotipo. En el imaginario colectivo, una persona que es considerada de clase baja o con poca educación es una persona con piel oscura. En otras palabras, la pobreza sí tiene un color de piel, así como la riqueza(5). 
  8. El racismo es violencia normalizada. En México, el racismo toma varias formas, desde pequeños chistes o comentarios en privado, hasta actitudes de rechazo público en centros de consumo, lugares de trabajo, redes sociales o ante las autoridades. Desafortunadamente, el racismo es una práctica extendida y generalizada, al grado que está normalizada y por ello mucha gente piensa que sólo se trata del “humor” mexicano. 
  9. Los medios de comunicación perpetúan el racismo. Por mucho tiempo, los cánones de belleza en México no han reflejado a la población mexicana, por el contrario, reflejan una idea de belleza europea aspiracional. De igual forma, se ha usado el estereotipo del indígena moreno como sinónimo de sirviente o de alguien ignorante. Reconocer que los medios de comunicación han jugado un papel nocivo contra la identidad mexicana es un paso necesario para la lucha antirracista.
  10. México es un país diverso. Nuestro país no es un país homogéneo y exclusivamente “mestizo”. Entender esto nos ayuda a observarlo mejor y a concebirlo como un país en donde conviven personas de distintos orígenes, fenotipos, identidades y religiones, pero todos igualmente valiosos y con los mismos derechos. La diversidad siempre será sinónimo de riqueza.

Referencias

1. Angier, N. (2000). La genética descalifica el concepto de raza. El País. 

2. Navarrete, F. (2004). Las relaciones inter-étnicas en México, Colección: La Pluralidad Cultural en México, Núm. 3, UNAM. 

3. https://colordepiel.colmex.mx/  

4. Arceo-Gomez, E. & Campos-Vazquez, R. (2017). Double Discrimination: Do discriminating job ads discriminate in callbacks?. Centro de Investigación y Docencia Económicas y El Colegio de México.

5. Krozer, A. (2019). Élites y racismo: el privilegio de ser blanco (en México), o cómo un rico reconoce a otro rico. Nexos. 

image16